jueves, 21 de enero de 2010

EDUCACIÓN PARA EL DESARROLLO SUSTENTABLE


PARA CONTRIBUIR AL DESARROLLO SUSTENTABLE, LOS DOCENTES PODEMOS...

Al momento de realizar una actividad o proyecto pedagógico, al elaborar materiales didácticos que apoyen los procesos de enseñanza - aprendizaje y al presentar trabajos escritos, fichas u otros componentes muy empleados en los contextos escolares, hacerlo   de manera consciente en el uso de los materiales.

Podemos notar, que para la realización de todo lo anterior los docentes debemos usar papel, marcadores, lápices, papel globo, fomi, icopor, plastilina, palos de paleta, vinilos, bombas o globos, vasos desechables y muchos otros elementos utilizados en grandes cantidades, los cuales una vez finalizada la actividad o proyecto, van a parar a la caneca de basura (peor aún cuando no entran en un proceso de separación adecuado para ser reciclado y/o reutilizado).

Reflexionemos sobre el impacto ambiental de nuestro quehacer y de la manera como educamos a las nuevas generaciones para que estas sustenten los recursos naturales, pocas veces nos preguntamos ¿Cómo podemos contribuir cotidianamente en la protección del medio ambiente? actualmente se habla mucho de cuidar el medio ambiente, de reciclar,  de reutilizar, de cuidar el agua entre otras acciones, lamentablemente estas terminan siendo solo discursos  demagogos, que no se llevan a la practica.

Esta situación hace más evidente la necesidad de abordar en el espacio escolar, propuestas concretas para fortalecer una cultura ambiental mediante mecanismos, dónde los docentes, estudiantes y comunidad educativa en general hagan un uso racional de los elementos empleados en la pedagogía y didáctica escolar, para que ademas de posibilitar el aprendizaje  en la  clasificación, la reutilizacion y el reciclaje adecuado se puedan optimizar de manera racional los recursos.

Reciclar es una buena estrategia, para mitigar el impacto ambiental de nuestro quehacer, pero es necesario ademas que los profesionales de la educación, tengan el compromiso ético de conocer más acerca de los productos utilizan en el entorno escolar, para evitar la compra de aquellos que degraden el ambiente, ya que la mayoría de las empresas que los producen transitan libremente en el comercio, pues en la actualidad no existe legislación que los elimine del mercado o que delimite el uso de componentes tóxicos no degradantes.

Existen productos que no se recomiendan para trabajar, porque que su descomposición puede tardar millones de años como los plásticos, también hay productos que afecten la salud humana y ambiental como el icopor, y los materiales que contienen pvc, y el fomi (muy utilizado por cierto). Hay infinidad de materiales que pueden ser reemplazados por productos que ofrece el ambiente sin necesidad de participar en procesos industriales y químicos, solo requieren un poco de creatividad por parte del docente.


Para tener en cuenta, los docentes cotidianamente educamos a los niños y niñas para el buen comportamiento, para que no se peleen, les enseñamos a resolver conflictos, a respetarse y a respetar a sus compañeros, a las criaturas de la naturaleza, a limpiar después de cada actividad.... estas enseñanzas entran en conflicto cuando no se tiene conocimiento y consciencia ambiental para proteger nuestro entorno y las generaciones futuras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada